El carnaval de Cádiz, la Final y la crisis

Pues aquí sigo con mi empeño en definir lo indefinible; que manía más tonta. La final no es la final, es el principio. Es la puerta de la calle. Lluvia sorda de papelillos en el escenario para el fallo del jurado, o para la equivocación, que es un sinónimo de fallo. Las comparsas a los contratos, las chirigotas a la calle y los coros a… bueno, a la plaza no se puede este año.
Y todo el mundo al carnaval de la crisis, aunque al gaditano esto de la crisis no creo que le afecte, porque se disfrazan con coloretes y poniéndose la chaqueta al revés. El disfraz va por dentro, y lo sacan en cada frase llena de humor. Habrá una nube de disfraces de calvos (según dice Remolino está to el mundo pelao; él ya no tiene ni remolino, tiene los pelos de punta), aunque otros gasten más en el disfraz que los trasnochaores en pasta de dientes. Esto de la crisis también se puede ver de otra forma; algunos cierran los ojos y dicen que “esto está completamente controlao”; ¡qué enteraos! Otros no tienen para llenar el ropero, y deciden dejarlo vacío en carnaval antes de que huela. También está el que a la crisis le tiene miedo; más miedo que el peso de la farmacia donde va el Canijo de Carmona; pero vamos, que esto no va a ser eterno. Y bueno, el castizo, el que no sabe lo que es esto, el que tiene miedo, siempre acaba lamentándose, y lo ves en el bar diciendo:La mare que me parió, que malamente está la cosa; mi muje fue el otro día al supermercao y se gastó 90 Euros en cuatro chuminá. Cohone, que le tuve que desí: ten cuidao con los mandaos, shosho”. Y dice el compadre: “Po sí compadre; the situation is like Teófila, pero vamos, que aquí se arregla to con cuatro coplas. Si no tienes currelo te apuntas a una comparsa de esas que parecen una secta, y tienes contratos pa to el año. No sacas mucho, pero los fines de semana que te pegas sin la parienta y sin los nenes; y encima firmando autógrafos, haciéndote fotos con niñas guapas; vamos, como un artista”. “Po si llevas razón tú compadre; tú no te preocupes por ná”. “Eso, eso, Hakuna matata”. “¿Eh?” “Eso, que no te preocupes, en idioma suahili”. “Joe compadre, eres una makina hablando idiomas; ¿tas seguro de que eso es suahili? ¿No estará tu más pa ya que pa ca?” “Aro que es suahili cohone, no te viá engañá yo a ti”. “Me voy a la viña”. “Ea, y yo. Camarero a ver que te debe aquí mi compadre”. “Cagon los muerto”.

http://elantifazz.blogspot.com

José Castillo.

Foto: carnavaldecadiz.com

1 Respuesta a “El carnaval de Cádiz, la Final y la crisis”


  1. 1 erkajita

    Lo indefinible lo defines perfectamente. Mañana yo también me voy a la Viña. Disfrutaré del último fin de semana de carnaval.

Añade un Comentario