Tierra de todos

Peña de MartosEl carnaval depende de la gente que lo hace, y la gente depende de sí misma; echar la culpa de ser como eres a la tierra donde has nacido es un error enorme. Otra cosa es apoyarse en la tierra para escribir con sangre mil letras al año. Y de ahí nace el malentendido integrismo gaditano. No es integrismo, es defensa. No es aire de superioridad, es poner la justicia en la boca, ya que no llega al estómago. Por eso escupen coplas al político, al cura, al banquero, al empresario, al periodista vendido, al sevillano, al nuevo rico y a todos los que no les dejan ni lamer la bandeja de la tarta. Pero también se dejan la garganta en la brisa caletera, en Lola la piconera, en pasodobles quimeras, en la morada bandera, en el agua oxigenada chirigotera, en los pasodobles que dicen “quisiera…”, en derribar las fronteras. No es integrismo. Si lo fuera nadie hubiera dicho que el gaditano nace donde le da gana.

En mi tierra, que es más exclusiva y más chica que la mentalidad de los cofrades, hay una peña que además de ser montaña es sombra, escondite de la luna, abanico que refresca el aire, balcón y torre, gafas de sol, horizonte, imán de la niebla mañanera, espejo del atardecer, cueva de besos a escondidas, empedrado de poemas, pan duro para los alcaldes embusteros, perfume de paseos en el recuerdo, madrina en todos los bautizos, cuadro en las paredes de los pisos baratos de Getafe, faro de caminantes perdidos, imaginaria sin televisor, alfombra de las estrellas, testigo de todos los secretos que no pueden vocear las lenguas sueltas, enciclopedia de historia y capítulos de sangre, carrete de fotos en blanco y negro, falda de lunares verdes, de rayas grises, de cuadros amarillos, de puntos blancos, de más colores que estados de ánimo; por poner un ejemplo. Y pensar que desde Juan Torres nadie mueve una guitarra por la peña, me da un poco de… yo qué sé de qué (debe haber alguna, pero deja la cuenta en el “debe”). Será que aquí el integrismo lo dejamos para el mes de Abril.

Si alguna vez canto a mi pueblo dejaré atrás la bandera y los olivos sudorosos, la cal de las paredes y los geranios de labios rojos, incluso dejaré de reírme para que os riáis vosotros, pero no dejaré a la peña atrás. Mi tierra empieza ahí, aunque le sobre el posesivo. Si alguna vez canto a mi pueblo no lo haré como marteño, porque no me da la gana. Yo he nacido donde a mi madre le vinieron los dolores, pero el sentimiento es otra cosa, y las coplas, y la gente. Preguntad en Cádiz si queréis saber lo que es un piropo sin fronteras.

http://elantifazz.blogspot.com

José Castillo.

23 Respuestas a “Tierra de todos”


  1. 1 erkajita

    Bonitas palabras para la “Peña”. Tienes razón la peña y su castillo son los olvidados en las coplas, cuando son insignia de este pueblo.

  2. 2 Manuel S

    Kajita:

    “Emblema de nuestra tierra”

    Le hemos cantado al olvidado castillo (y creo que los únicos)

  3. 3 Macc

    También le hemos cantado en el popurrit de la Fragua, pero la verdad, estoy de acuerdo con Jose, deberiamos piropear al pueblo año tras año, independiemtemente de donde vayamos a cantar nuestras coplas. ¿Que la gente de fuera no se entera? Pues igual que nosotros con las cosas de Cádiz…

  4. 4 JOSE MARIA

    Fantastico, antifaz!!! Dermatológicamente probado ;-)

  5. 5 Juan Fernando

    Hay una referencia en cada popurrit de todos nuestros repertorios. Es cierto que se puede escribir más…y cien veces más…y nunca sería suficiente, pero además del pasodoble “Emblema de nuestra tierra” (específico al gran olvidado de Martos y morador de nuestra Peña) tenemos “Para ti, mi pueblo” (otro pasodoble a Martos con un vuelo por el mismo, con despegue desde la peña…) pasodoble al nuevo teatro…, cuplés al ex alcalde, cosillas del pueblo… y como digo, multiples pinceladas de la plaza, la Virgen de la Villa, el Pilar (ya sin fuente nueva), etc, en cada popurrít. Hay que hacer memoria y ver que hay más letras o referencias al pueblo de las que decís…no son motivo los sitios donde se va a concursar de no tener más letras del pueblo.

    Es poco, lo sé, pero muchas veces es preferible detalles de corazón que letras para el lucimiento donde se mete el nombre de una calle con calzador, el banco de una plaza donde nunca te sentaste o un piropo tan poético que cualquier poeta lo podría escribir, fuera de donde fuera, con decirle antes el nombre de la calle y tres tonterias de referencia…el perfume de las flores que se escapan entre las rejas, la brisa que juguetea con los rizos de tu niña o la puesta de sol detrás del campanario que marca tu ritmo, no se deben usar como recursos poéticos, sino como reflejo de una vida espejo de tus vivencias y sentimientos…de otra manera, nada y todo serían mentira.

    Espero que con el paso de los años, cuando lleguemos a paladear calles, olores, plazas, rincones, y crezca nuestro cofre de vivencias, podamos escribir muchos más pasodobles, poesías u homenajes a esos barrios fuente de inspiración…, pero mientras, prefiero escribir poco pero sincero a mucho precongelado. Como ya dije en un comentario a otro escrito del antifaz, mi heroe sigue siendo mi padre y espero poder llegar a escribir tanto a Martos como él.

    Después de esta parrafada, tengo que darle la razón al antifaz, deberiamos escribir más al pueblo… en Cadiz le sacan mucho partido a sus piropos a la Tacita y hacen que la gente desee visitarla para ver esas maravillas…lo que fomenta el turismo y el comercio, por lo que vuelven a defenderse con sus armas (como bien dice el antifaz)…es cierto…a nosotros nos falta patriotismo Marteño…que vamos a hacer, quizás sea parte de nuestra idiosincrasia…

  6. 6 Manuel S

    Juanfer por 64 palabras no superas la longitud del artículo. Sigue así que te superas jejejeje, ¡qué máquina con los comentarios!

    No sé si llegaban más o en esa época la afición a las coplas de carnaval era mayor, el caso es que las letras y los piropos a Martos de Juan Torres calaban más que las de las comparsas actuales, y sálvese el que pueda. Un detalle negativo en nosotros es que en estos dos últimos años no hemos tenido piropos a Martos.

  7. 7 Juan Fernando

    En la época de mi padre, eran canciones a Martos en toda regla. Con esas coplillas de carnaval, igual que con las que componía para el coro, llenaba con 2000 personas el auditorio…(cantaban en la plaza de la constitución, en el auditorio, por las calles, por los barrios…esa organización nos falta ahora)

    Tal vez nosotros, aunque la gente de fuera de Martos vibre con pasodobles como el del transplante, el niño que visita a su padre divorciado, la petición de mano, Norte y Sur, etc.. por su afición al carnaval, quizás debamos cambiar un poco el repertorio local para hacer que la gente se acerque al carnaval por lo que cantamos y no por ver “que pasa allí que hay ruido…”, aquí no hay mucha afición al carnaval y sí a las coplas a Martos, quizás debamos dar un girito, en cuando al repertorio local… Pero además de nosotros, debe haber colaboración y mejor organización por parte del ayuntamiento de Martos en coordinación con las asociaciones de vecinos…

    (ves que me voy recortando en la longitud del tocho…?, jeje)

  8. 8 Juan Torres

    ¡Bueno, bueno, bueno..! Estupendo José Castillo. Nuestra Peña ha sido, es y deberá ser siempre fuente de inspiración para los marteños. Eres un gran escritor y defines nuestro Gran Estandarte de manera magistral. Para mí fue más facil que lo que has escrito, dado que una copla necesita pocos versos… aunque sí tienen que ir directos al corazón:

    “Un Castillo por peineta,
    morena y clara tu cara.
    El sol de la media tarde,
    un vestido te engalana:
    verde color de aceituna,
    flores, lírios y retamas…
    Ésa moza es nuestra Peña,
    altanera y orgullosa,
    de Martos, la enamorada”

    Creo que estuve acertado en comparar nuestra Peña con una hermosa mujer morena, quizás, como “la morena de la copla”. La aceptación que tuvo “Raíces del Ayer” por los marteños, me indujo en los siguientes años a seguir con la fórmula: “coplas de carnaval y una copla a mi pueblo”. De esta manera, nacieron “Pilar de la Fuente Nueva”, “Vieja Estación”, “Mi bella Andalucía”, “Las calles de mi pueblo”, “Plaza de Santa Marta”, “Hay una calle en el pueblo”…

    Para escribir y ponerle música a estas coplas, hay que tener una cierta edad, como bien dice mi hijo Juan Fernando. Cuando saqué mi primera agrupación tenía 39 años, conocía muy bien las costumbres del pueblo, sus rincones y el romanticismo que encierra cada lugar… ¡y un pueblo esperando al carnaval con los brazos abiertos! También es más cierto, que, antes la juventud andaba más enamoradiza que ahora… subíamos a la Plaza, nos acercábamos a una chica para hablar con ella… ¡y te dejaba plantado cuando el reloj daba las once campanadas! Era una época más romántica, donde la juventud sabía quién había escrito “Volverán las oscuras golondrinas” o “La vida es sueño”… Todo esto te da un bagaje de recuerdos muy grande y los puedes plasmar en cualquier copla.

    Me estoy extendiendo demasiado, para finalizar, pienso que no hay que ponerse nerviosos ni cambiar de rumbo ni de ruta. La Comparsa de Entreolivares lleva un buen camino: es santo y seña en la provincia de Jaén, y porqué no decirlo, en otras provincias ya es conocida, respetada y valorada. Tiene otro sello distinto a la que yo dirigí y mucha más calidad y, como el buen vino: va mejorando con el tiempo… Nunca podremos compararnos, el tiempo y los estilos nos separan… En cuanto al repertorio de letras, me parece formidable tanto en calidad como en mensaje que encierran. Por ejemplo, “Anda- Bella-Lucía” (de Figúrate) es un pasadoble a nuestra tierra andaluza comparable al de Paco Alba o al de Antonio Martín con la rosa… y no estoy echando flores, ES LA PURA REALIDAD. Lo que ocurre es que Cádiz magnifica cualquier copla.
    Así que seguir vuestro camino… Tenéis en “MI MUÑEQUITA” un pasodoble (o por rumbas) digno estandarte de vuestras rondas. Y si algún día queréis cantarle a la Peña, contáis con la misma pluma que escribió “Raíces del Ayer”, porque ¡”De Tal Palo, tal Astilla”! Saludos

  9. 9 Rafa, el Caja

    Parece que el pequeño descanso de El Antifaz ha dado para mucho. Me siento muy emocionado con los últimos artículos y principalmente con este: Magistral, querido Jose. Y todos los demás: Juanfer, Maestro Juan, “pa quitarse el sombrero”. Creo que esta foto, descrita con colores nuevos, de nuestra Peña y su Castillo me ha llegado especialmente. Desgraciadamente, mi pluma no es tan generosa ni locuaz como la vuestra, así que el año de “Figurate” estube dándole la tabarra a Victor para que hiciera un homenaje a nuestra Peña y a su Castillo que se moría allí arriba. Un par de semanas más tarde llevó al ensallo el pasodoble “Emblema de unestra tierra”, el cual me llenó los ojos de lágrimas (disimulé un poco). Este deseo de homenajear a Martos, aunque fuera por encargo, creo que estaba latente desde la epoca de la Comparsa de Juan: echaba de menos las “Coplas a mi Tierra” (Así se llamó un LP, si, en vinilo, que se editó recopilando las mejores canciones de las comparsas de Juan Torres dedicadas a Martos), y gracias a su hijo Victor, nosotros, con la nueva comparsa también rendimos homenaje a nuestra Peña.
    Me encanta como se desborda la poesía por estos lugares de Internet. Es un placer leeros. Gracias.

  10. 10 erkajita

    Don Juan Torres un placer leerle por aquí. Estoy de acuerdo en todo lo que dice salvo en que Cádiz magnifica cualquier copla. Primero la copla tiene que ser grande por méritos propios y después Cádiz se encarga de encumbrarla, pero todo allí no se engrandece. No vale cualquier piropo, tiene que ser “el piropo”. Y lo mismo ocurre aquí, hay que buscar “el piropo”. Ahora que me habéis recordado “Emblema de nuestra tierra” he de reconocer que ahí estuvo el autor muy acertado y que por esa línea es por donde se llega a ese “piropo”. Puede que estos comentarios despierten algo y el año que viene se vea que “movéis guitarras por la peña”, como dice el Antifaz.

  11. 11 erkajita

    Por cierto. Este comentario lo estoy haciendo sentado en uno de los escalones de la catedral de Cádiz y escuchando vuestra comparsa “La eterna batalla”. Será por el lugar pero el caso es que hasta sonáis mejor.

  12. 12 Manuel S

    Me preguntaba ayer el Antifaz si alguien se había sentido molesto por el artículo. Antes de que nadie dejara comentarios le dije que no, y después de ver todo lo que se está hablando creo que además de no molestar (no sé por qué tendría que hacerlo) está despertando sentimientos. Eso es lo que tiene que hacer una copla.

  13. 13 Macc

    Ahí le has dado Manolo. No se con quién lo comentaba hace unos días. Mucha gente, sobre todo la inmersa en este mundo del carnaval, critica la falta de perfección en las actuaciones. Hay algunos, que en busca de esa perfección pierden la pasión y se acuerdan poco de despertar sentimientos. Por muy bién que lo hagas, si no pones los pelos de punta, nadie se acuerda de tí, y en ese punto, si hablas de tu pueblo, de sus gentes, de sus historías, de sus chismes, es más facil al corazón de tus paisanos.

  14. 14 Juan Torres

    Para Erkajita.
    Antes del párrafo “Cádiz magnifica cualquier copla”, estaba hablando de los pasodobles de Paco Alba y Antonio Martín y los estaba comparando con los muchos y buenos que han escrito Victor Manuel y Juan Fernando. Dentro del contexto, me estaba refiriendo a cualquier copla de estos geniales creadores de música y poesía. Quizás, hubiera estado mejor haberle añadido: “Cádiz magnifica cualquier copla, de estos grandes grandes compositores”. Pero no lo creí necesario. De todas maneras, me refería a que el escaparate de la Tácita de Plata no es el mismo que el de nuestra Peña de Martos. Sin embargo, hay coplas marteñas que están en la misma balanza que algunas de las mejores gaditanas.
    Saludos.

  15. 15 Alberto

    Dios mio… cuanto me queda por aprender… Que los maestros no silencien

  16. 16 Juan Fernando

    Ya lo dice Erkajita: …”y escuchando vuestra comparsa “La eterna batalla”. Será por el lugar pero el caso es que hasta sonáis mejor”. (que envidia me has dado…con ese clima, la playita esperando, la freiduría de las flores a dos pasos…)

    El escaparate es muy importante, pero no nos olvidemos tampoco que estos monstruos, empiezan desde la cuna, cuando en lugar del chupete, sus padres les dan un pito de caña, jeje. Tienen una tradición que tardaremos años y años en alcanzar, y esa tradición es de grandes cantantes, letristas, músicos, etc… y como alguien ha elegido como título, Cadiz es “La factoría”.

  17. 17 Nuria

    Juan Fernando: no creo que lo único que haya influido en los autores gaditanos sea cambiar el chupete por el pito de caña,de esos quizás haya algunos en Martos, lo importante es que no falte nunca el entrenamiento (cantar y tocar por las calles cada año) por mucho que los padres le pongamos Cds y videos de carnaval a los hijos,incluso pitos de caña, si no salen a la calle viviendo desde dentro de una comparsa el carnaval, es difícil que de mayores se atrevan a crear una agrupación.¿Hubiérais sido capaces, tu hermano y tú de sacar la comparsa a la calle si no lo hubiérais vivido o mamado como dicen en cadiz, al lado de tu padre y tu madre (no hay que olvidar nunca la labor de las mujeres) ¿pillas la indirecta…? je,je,je

  18. 18 Manuel S

    Nuria tiene toda la razón. Además que nacer en Cádiz no significa que seas el nuevo “Martínez Ares”. La creatividad y el ingenio no es patrimonio de los gaditanos.

  19. 19 Macc

    Ahí tienes al Canijo…

  20. 20 Manuel S

    …o a Luis Rivero

  21. 21 El Antifaz

    Cuando escribí esta entrada, entre las líneas había una llamada a Juan, y la escuchó.
    Lo que pregunté a Manolo es que si alguien se podía molestar, porque yo no soy nadie en absoluto para decir a los demás sobre qué tienen que escribir.
    La opinión está clara: aunque cambien los tiempos, las cosas sencillas son las que duran, las que calan. Hablar sobre lo que ocurre en las calles de Martos llega más que vuelos más altos (lo ha dicho Miguel). Recuerdo las músicas del popurri de las agrupaciones de Juan: eran las coplas que escuchaba mi padre desde que yo era chico. Esto se queda, se graba. Algunas veces me sorprendo a mi mismo diciendo: Aceituna a la boca, hueso a la calle… ¿por qué? por la sencillez.
    De lo que disfruto con vosotros es que poder provocar una coversación sobre carnaval de esta manera.
    Una cosa más: dice Juan que sacó su primera agrupación con 39 años… ufff.. yo que ya había perdido la esperanza…
    Cierro que le voy a ganar a Juanfer en extensión.
    Un abrazo a todos.

  22. 22 Juan Torres

    “No pierdas la esperanza…” Además, me equivoqué en el cálculo. Nací en el 1944 y saqué mi primera agrupación, “Los gitanillos de la Peña”, en el 1985… Así que tenía 41 años.

    En el carnaval hay que ser equilibrado en los temas. Antes, Paco Alba y Cia, prácticamente cantaban a su Caleta, a la barquilla, al mar… Hoy, los tiempos han cambiado: las agrupaciones están más profesionalizadas y aspiran a que las contraten fuera. Por este motivo, los temas son más variados, menos localistas… Hay que cantarle a los malos tratos, al terrorismo, etc. Por este motivo, el carnaval se ha hecho mucho más entendible, para todos. También el fenómeno de la globalización de la información ha influido en los temas. Los autores se han hecho “menos pueblerinos”… Ahora se habla fácilmente de carnaval en cualquier mes del año, internet lo facilita… Todos éstos motivos y muchos más, hacen que los repertorios sean si no distintos a los de antes, sí algo diferentes.
    Saludos

  23. 23 erkajita

    Juan Torres tiene razón. Los repertorios son diferentes porque el poder mediático de las agrupaciones de carnaval ha aumentado. Al abrir fronteras hay que abrir repertorios. Está claro que no se puede centralizar, pero tampoco hay que perder ese “localismo” para que las agrupaciones no pierdan su idiosincrasia.
    Antifaz seguro que una agrupación tuya tendría un repertorio, por lo menos en letra, digno de escuchar.

Añade un Comentario